post

3 de diciembre, Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad

Con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, instaurado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea, a escala mundial y europea, y que cada año se celebra el día 3 de diciembre, desde Íntegro, y como entidad miembro de COGAMI queremos trasladar el siguiente:

MANIFIESTO

Las mujeres y los hombres con discapacidad que residen en áreas y zonas rurales constituyen un grupo de población numeroso (que supera en Galicia las 100.000 personas y en el conjunto de España asciende al millón) con índices de exclusión social mucho mayores y carencia de apoyos y recursos en relación a la población urbana con discapacidad, lo que supone una presión constante y creciente para abandonar este medio. Las personas con discapacidad y sus familias deben ser consideradas como agentes clave en la transformación del medio rural en un entorno inclusivo, en la que todas las personas puedan desplegar su potencial humano.

Reclamamos la necesaria aprobación de una Estrategia Estatal de Desarrollo Rural Inclusivo, con enfoque de género y transversal, que posibilite la participación, acceso a derechos y bienestar social, de las personas con discapacidad y sus familias, favoreciendo su arraigo y la continuidad en entornos rurales que actualmente corren peligro de despoblación y abandono. Todo eso con arreglo al marco de referencia de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Es preciso promover el empoderamiento de las mujeres y niñas con discapacidad residentes en el rural, de forma que ninguna quede atrás. Un desarrollo rural inclusivo no puede entenderse sin la dimensión de género, que bajo un enfoque interseccional, tenga presentes y dé respuesta a las necesidades de las mujeres y niñas con discapacidad residentes en medio rural, las más invisibles, actualmente sometidas a índices más elevados de exclusión, pobreza y violencia, así como de las mujeres cuidadoras de personas con discapacidad.

Las políticas públicas deben potenciar la generación de nuevos yacimientos de empleo en el mundo rural, incluido el emprendimiento, que permitan su transformación y la creación de riqueza y empleo inclusivo de calidad. Hace falta adecuar la legislación vigente a la financiación de medidas y servicios dirigidos a dar atención a las personas con discapacidad en medio rural, de forma que se puedan impulsar medidas especiales para evitar la migración y desarraigo del rural.

Es determinante a coordinación y el trabajo en red entre entidades- plataformas- instituciones representativas de la discapacidad y de las personas en riesgo de exclusión y del desarrollo rural dirigidas a atender las necesidades de las personas residentes en medio rural, así como diseñar e implantar apoyos y recursos de promoción y atención a las personas con discapacidad y a sus familias.

Debe diseñarse una estrategia conjunta entre las distintas instancias, estructuras, plataformas y entidades en la lucha contra la despoblación del medio rural, que mitigue la presión constante a la que se ven sometidas las personas con discapacidad y sus familias para abandonar el campo y trasladarse de modo no querido a las zonas urbanas. El movimiento CERMI, del que COGAMI y sus entidades miembro forman parte, acercará al Foro Nacional de Despoblación el enfoque del sector social de la discapacidad en relación con las estrategias contra la despoblación del medio rural.

Hace falta disponer de estudios, investigaciones y análisis estadísticos, sociológicas y económicas que permitan conocer la realidad de las personas con discapacidad y de sus familias residentes en medio rural para sustentar la futura estrategia nacional de desarrollo rural inclusivo que reclamamos con urgencia a los poderes públicos.